No te lo puedo creer – Deshojando Margaritas

0
55

Por Margarita Suárez Trujillo

El cobro comenzó con mensajes de texto y luego llamadas al celular, que decían: “Evite reportes en centrales de riesgo, su obligación con Claro Hogar tiene mora de más de 60 días”. La persona afectada manifestó que jamás había tenido servicio de Claro Hogar. “Aquí aparece en nuestro sistema la obligación”, le dijeron al supuesto moroso. Insistían que en jurídica aparecía la mora y ellos solamente estaban encargados de recuperar el dinero y no tenían potestad para nada diferente. Finalmente, accedieron a aceptar que algo raro pasaba. Aunque el problema ocurría en Neiva, la recomendación fue la siguiente: “Llame al teléfono 7500500 en Bogotá y pregunte qué ocurre”. Comunicarse con ese número es toda una odisea, para tal cosa marque 1, para tal otra marque 2, para comunicarse con tal marque 3, etc. etc., para repetir el menú marque 9. Ninguno era el apropiado para la denuncia, así que después de dos horas se logró contacto con un asesor de carne y hueso. Después de explicar lo que ocurría, vino la concebida “validación” y la espera en la que cada cinco minutos dicen: “Estamos procesando su solicitud”, y así varias veces, a ver si uno se ha aburrido y ha colgado. Al final, la respuesta es de no te lo puedo creer: “Debe ir a Claro (queda en el Centro Comercial San Pedro Plaza) y pedir un formato de Negación de Contrato… ah perdón son dos formatos, porque fueron dos fraudes, uno en Surabastos y el otro en Cámbulos”.  El afectado se dirige a Claro, toma un turno, espera media hora a que lo atiendan, llena dos hojas por cada caso, firma las cuatro, pone huellas y anexa dos fotocopias ampliadas de su cédula. Pero el problema no termina ahí, debe esperar la respuesta de Claro a su reclamo. El fraude lo hacen individuos que obtienen la oferta de los dos primeros meses gratis y luego duran dos meses más sin pagar y les cortan el trío. Surgen varias preguntas. ¿Cómo es que Claro negocia sin verificar la identidad del cliente a través de la cédula? ¿Por qué no investigan si el solicitante vive en la residencia que tendrá el servicio? ¿Es justo poner a la gente de bien en todo un proceso para que no los reporten y hacerlos pasar por tanta incomodidad? La negligencia los convierte en cómplices.     

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here