Muertes por balas perdidas reabren debate sobre el porte de armas

0
93

Tras la trágica muerte del cantante y youtuber Fabio Legarda en medio de un fleteo en Medellín, fue asesinada en Floridablanca (Santander) una joven de 15 años cuando veía un partido de fútbol y una bebé de once meses resultó herida en hechos similares en Cali.

Ninguno de estos dos últimos hechos tenía relación directa con el incidente en el que murió el artista y donde uno de los fleteros resultó muerto y el otro, capturado, pero hacen parte de un fenómeno de violencia que sigue dejando víctimas inocentes en el país.

Juan Sebastián Uribe, investigador del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), sostuvo que aunque hace años los hechos con balas perdidas estaban asociados a personas que en festividades o en estado de alicoramiento disparaban al aire, ese tipo de situaciones se ha reducido.

Esto por cuenta de la regulación establecida en agosto de 2011, que estableció una pena de cárcel de entre uno y cinco años para quienes fueran sorprendidos disparando al aire así no hirieran a nadie.


En ese año, del total de víctimas mortales 24 fueron en enfrentamientos entre grupos de violencia juvenil organizada y 8 muertes en hechos sicariales. En este tipo de incidentes, que son los que más víctimas dejan, la persona afectada no tenía relación con las bandas que se enfrentaban y tampoco eran el objetivo del sicario.

El mayor número de casos reportados en el estudio se registró en ciudades capitales como Cali, Medellín, Bogotá y Barranquilla.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here