DESHOJANDO MARGARITAS – TRADICIONES SANPEDRINAS

0
55

Por Margarita Suárez Trujillo

Con el tan tan del Sanjuanero llegan a mi memoria épocas pretéritas donde en familia celebrábamos con gran entusiasmo las fiestas sanpedrinas. Estando en el colegio todavía, nos llevaron a Bogotá a promocionar nuestro folclor con las danzas que dirigía Inesita de Durán, una gran mujer, talentosa bailarina, creadora de la coreografía del Sanjuanero Huilense. Bailamos en directo en TV, que en esa época, era todavía en blanco y negro. Nos presentamos en la entonces famosa Media Torta, sitio donde actuaban los artistas en Bogotá. Cuando vino el Papa Pablo VI a Colombia, en el año 1968, un acontecimiento inolvidable puesto que era la primera vez que un Sumo Pontífice pisaba tierra latinoamericana, nos llevaron a bailar en su presencia las danzas folclóricas del Huila. Un certamen de esa magnitud le queda a uno tatuado en la memoria. Otro recuerdo que tengo de la promoción de nuestro folclor, es que cada vez que llegaba a Neiva alguien de fuera del Huila y sobretodo si eran extranjeros, mi papá me hacía poner el traje típico, conseguía un parejo  y me ponían a bailar Sanjuanero, para que los visitantes pudieran conocer esta hermosa danza. Nuestra casa en San Pedro parecía un hotel, llegaban amigos de todos lados y siempre había espacio para recibirlos. El asado huilense con envuelto insulso y arepa oreja e’perro, y el aguardiente doble anís, eran nuestro infalible secreto para que la pasaran bien. La gente regresaba feliz a sus lugares de origen con una imagen muy linda de nuestra tierra. En la época que Diego Omar Muñoz fue gobernador del Huila, año 1987, designó asesor cultural a Jorge Villamil Cordovez, el más importante impulsor de nuestro folclor. El compositor aprovechó el retorno a su tierra, para revivir tradiciones. A las mujeres del gabinete nos organizó una cabalgata por las calles de Neiva, en traje de bambuco antiguo, con falda larga y alpargatas de fique, con sillas de montar antiguas donde las dos piernas van juntas hacia el lado izquierdo del caballo. Repartió bebidas típicas como la mistela y organizó bailes como el fandanguillo, donde se combina la música con breves intermedios para cruzarse coplas picarescas entre las parejas. ¡Que vivan estos bonitos recuerdos del San Pedro!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here