DESHOJANDO MARGARITAS- DE PASO POR NASHVILLE

0
63

Por Margarita Suárez Trujillo

Tuve la oportunidad el fin de semana anterior de visitar Nashville, capital del estado de Tennessee, para asistir a un partido del equipo de fútbol Charlotte Independence, al que pertenece mi hijo Jorge Herrera, contra el Nashville SC, onceno de la liga USL (United Soccer League), que el año entrante jugará en la MLS (Major League Soccer).

En los Estados Unidos para cambiar de una categoría a otra no hay ascenso ni descenso. Al no tener ese sistema, la MLS suma nuevos clubes a través de un proceso de expansión que requiere un pago de inscripción (canon de acceso, se le denomina) de 200 millones de dólares. Los tres requisitos básicos para entrar, aparte de la cuota de ingreso, son: existencia de un grupo inversor local con capacidad económica; tener un mercado con afición al fútbol; y un estadio que haga atractiva la experiencia del aficionado.

El soccer se ha convertido en uno de los deportes de más rápido crecimiento en los Estados Unidos. Nashville es conocida como la ciudad de la música, el centro de la población tiene una buena cantidad de calles que a lado y lado, son un hervidero de restaurantes y bares, caracterizados por la música en vivo, lo que ha servido para que surjan artistas de todos los
géneros, aunque a nivel local el fuerte es la música country. De hecho uno de los lugares turísticos es el Salón de la Fama de la Música Country. Otro atractivo es el Partenón, réplica a escala real del Partenón de Atenas, construido en 1897 como parte de la exposición del centenario del estado de Tennessee. Inicialmente fue levantado solo para la celebración, en escayola, ladrillo y madera, porque iba a ser desmontado una vez terminara la exposición. Pero gustó tanto que la ciudad decidió conservarlo.

Como la construcción era poco fuerte, en 1920 fue demolida y en el mismo lugar se construyó una segunda versión con hormigón, más estable y fiel al
Partenón original. Adentro hay una estatua de Atenea Partenos, de 13 metros, recubierta en oro de 23,75 quilates. Es la escultura de interior más grande del mundo occidental. Los visitantes al entrar quedan a la altura de los pies de la diosa, para que se sientan pequeños ante ella. Hay mucho más para ver en Nashville, llamada también la “Atenas del Sur”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here